El punto de encuentro LGTBI en Vitoria

Gay Gasteiz

GayGasteiz está de vuelta. Renovado, con otro aspecto. El de siempre, pero diferente. Aquí estamos, con la intención de servir de punto de encuentro para la comunidad LGTBI de Vitoria. Pretendemos mostrar aquí - y a la vez reanimar- la vida LGTBI de Vitoria. ¿Nos ayudas?

©2008 - 2015 GayGasteiz.org. All rigths reserved.. Con la tecnología de Blogger.

Entradas

Comentarios

Equipo

Redactores

Únete

Conecta con GayGasteiz!

GUIA GAY DE VITORIA

    Publicado por: Gay Gasteiz Fecha: 8:00 / 0 Comentarios

    ¿Si todo está conseguido por qué lo escondes? Esta frase que lei en un cartel hace poco me hizo pensar sobre lo mucho que aún nos queda por recorrer. Este año el lema del orgullo gay será "Escuelas sin armarios" , y es que la educación debe ser el primer paso para lograr una sociedad que acepte con total normalidad la homosexualidad.

    Este año, además, es el 40 aniversario de los disturbios de Stonewall, que dieron lugar al año siguiente a la primera manifestación del orgullo gay.

    El 28 de junio de 1969, la comunidad lésbica y gay de Nueva York dio una lección de dignidad al mundo, al acuartelarse y resistir contra un ataque homofóbico de la policía, durante todo un fin de semana en el bar “Stonewall Inn”.

    Durante las décadas de 1950 y 1960 los gays, lesbianas y transexuales estadounidenses debían enfrentarse a un sistema legal mucho más anti-homosexual que algunos países del telón de acero.

    Muy pocos establecimientos recibían con los brazos abiertos la presencia de homosexuales en los 50 y 60. Los que sí lo hacían eran generalmente bares, aunque sus propietarios y managers raramente eran gays. El Stonewall Inn, en aquella época, era propiedad de la mafia estadounidense. Servía a diversos clientes, pero era conocido por ser popular entre las personas más marginadas de la comunidad gay: transexuales, travestis, jóvenes afeminados, chaperos y jóvenes sin hogar.



    Las redadas policiales en los bares gays eran rutinarias durante los 60, pero los oficiales perdieron súbitamente el control de la situación en el Stonewall Inn, y atrajeron a una muchedumbre que fue incitada a rebelarse. Las tensiones entre la policía de Nueva York y los residentes gays de Greenwich Village provocaron más protestas la siguiente tarde, y de nuevo varias noches después. En cuestión de semanas, los residentes de Village rápidamente se organizaron en grupos activistas para concentrar esfuerzos en aras de establecer lugares para que gays y lesbianas pudieran manifestar abiertamente su orientación sexual sin miedo a ser arrestados.

    Tras los disturbios de Stonewall, los gays y lesbianas de Nueva York se enfrentaron a obstáculos de índole generacional, de clase y de género de cara a formar una comunidad cohesiva. En seis meses, dos organizaciones activistas gays fueron creadas en Nueva York, centradas en tácticas de confrontación, y se crearon tres periódicos para promover los derechos para gays y lesbianas. En pocos años, se fundaron organizaciones de derechos homosexuales en Estados Unidos y en el mundo. El 28 de junio de 1970 tuvo lugar la primera marcha del Orgullo Gay en la ciudad de Nueva York y en Los Ángeles, conmemorando el aniversario de los disturbios. Marchas similares fueron organizadas en otras ciudades, y hoy se celebran actos del Orgullo Gay anualmente por todo el mundo hacia el final de junio para recordar los disturbios de Stonewall.


    Por: Tania Meza Escorza / Desde Abajo

    El día ha sido agitado, pero por fin terminó. Bueno, acabó el día laboral, porque ahora comenzará la vida. Estoy ansiosa por verla. Muy a mi pesar, admito que le ha dado vida a mi vida.

    Estar con ella ha valido el enfrentamiento con mis padres, el despido de mi trabajo anterior, la ruptura con mi círculo social. Aunque a veces extraño todo lo de antes, echo de menos la admiración que mi familia me tenía, el empleo mucho mejor pagado… Pero no, no lo cambio por las citas clandestinas, por estos momentos esporádicos en Stonewall, en donde nadie nos mira ni nos juzga por estar juntas.

    Stonewall Inn… cuántas lesbianas y homosexuales tenemos tanto que agradecer a este bar, a este lugar inserto en el corazón de Nueva York en que podemos amar sin pedir permiso. De cualquier manera hoy nos iremos temprano, porque la policía ha realizado redadas cada vez más frecuentes, a pesar de que el dueño les ofrece dinero a cambio de dejarnos en paz, pero parece que ninguna cantidad les satisface…

    ¡Ahí está ella!, ¡ha llegado! ¡Qué linda es! Se ve tan etérea con ese vestido, se ve… derribada en el suelo por un policía. ¡Desgraciado, malnacido! Ahora verá ese… ésos. ¡Qué barbaridad! son muchísimos… están golpeando a todos en el bar.

    Algunos corren, están intentando huir… pero yo no me iré sin ella. Parece que ni sin ella, ni con ella, porque han cerrado las puertas y no dejan salir a nadie.

    - “¿Les gusta que les den? Pues nosotros les vamos a dar”.

    Los golpes que están tirando al azar no serían tan humillantes si no hicieran esos comentarios vulgares y homofóbicos.

    - “¿Traes identificación, marimacha?”

    ¡Malditos! Cuando menos nos están dejando salir uno por uno. ¿Y ella? ¿Traería identificación?

    ¿Qué pasa? Algunos se quedaron adentro y ahora los golpes y los gritos están subiendo de intensidad. No sé cómo, pero voy a regresar. No la dejaré ahí.

    - “No debemos irnos, si ahora nos vamos y dejamos a los que se quedaron adentro, la siguiente vez seremos nosotros y la represión será cada vez peor. Pongamos hoy, un ‘hasta aquí’”.

    Estudiantes, trabajadores, mujeres y hombres de negocios, gente de todas las edades y estratos sociales estamos aquí, enfrentándonos con puños, piedras y hasta parquímetros con la policía, no sólo para defender a nuestras parejas que están prisioneras dentro del bar, sino a nosotros mismos, a nuestra elección de vida.

    ¿Quién lo diría? Ahora somos nosotros quienes los hemos acorralado dentro del Stonewall, aunque de seguro no tardan en llamar refuerzos, pero esta vez estamos dispuestos a todo.

    ¡Ahí está ella! Es la segunda vez que la veo aparecer en la noche, pero ahora me da más gusto mirarla ya no impecablemente arreglada, sino con el vestido roto, el cabello enmarañado y la ropa llena de sangre. Así debo lucir yo, y sin embargo somos más bellas que nunca, porque nos hemos hecho uno solo con nuestros compañeros y compañeras, y nos hemos cargado de valentía y coraje para enfrentar a la policía represora, que tanto nos ha humillado.

    Aunque ahora estamos juntas, no nos iremos a casa a curarnos las heridas. Nos quedaremos aquí, en Christopher Street, en las barricadas que están formándose en torno al Stonewall. No importa si esto dura varios días, aquí estaremos.

    Estoy segura de que esta madrugada del 28 de junio de 1969, es el inicio de algo grande que no sólo la comunidad gay recordará. Lesbianas, homosexuales y bisexuales estamos heridos en la calle, con la garganta lastimada de tanto gritar el nacimiento del Gay Power, pero no volveremos a permitir abusos policíacos, no volveremos a escondernos, no volveremos a las sombras.

    icon allbkg

    Clasificado en:

    Sigiente
    Entrada más reciente
    Anterior
    Entrada antigua

    No hay comentarios:

Comentarios

Lo que opinan nuestros visitantes