homofobia en la escuela.



Si hay una edad difícil por antonomasia, esa es la adolescencia. Las hormonas se revolucionan, las preguntas sobre uno mismo y lo que le pasa no cesan, los juegos de la infancia ya no divierten aunque las responsabilidades del adulto aún queden lejanas, y todo se vive con un fervor e intensidad hasta entonces ajeno a uno mismo.

La adolescencia es una etapa de inmensa felicidad y gran tormento prácticamente a partes iguales. Pero, si para cualquier púber resulta difícil gestionar la adolescencia, y especialmente el aspecto afectivo sexual de la misma, la cosa se complica esponencialmente cuando no cumples con lo que otros iguales y adultos esperan de tí. Por ejemplo, cuando te gustan las personas de tu mismo sexo.

Una encuesta en Euskadi demostró hace no mucho la increible contradicción que se da en este tema entre los escolares vascos. A la pregunta de si consideran que un compañero gay debería de ser discriminado por su orientación sexual, prácticamente el 92% responden que no. Unos datos que nos tranquilizarían si no fuera por las respuestas que dan a las preguntas que vienen justo después:

       - Sobre si alguna vez han visto algún tipo de desprecio ó insulto homófobo a algún compañero, más del 83% responden que sí.

        - A la pregunta de si alguna vez han presenciado la exclusión de algún compañero por su orientación sexual, el 40% han respondido afirmativamente.

        - Otro 30% afirma haber visto a otros compañeros "tirar cosas" a otros alumnos "acusados" de ser homosexuales.

         - Un 11%, incluso han visto a estos alumnos recibir palizas de sus propios compañeros.

La conclusión parece bastante clara: A nivel social está mal visto rechazar a una persona por su orientación sexual, pero a nivel personal no se asumen estas diferencias. Volvemos a lo de siempre; el marcado rol de género que impide que nadie pueda "salirse del camino marcado", si no quiere pagar un alto precio por ello. En la adolescencia, las diferencias (sexuales, identitarias, físicas...) siempre se pagan caras; pero si estas tienen relación con lo afectivo, esta intensa etapa de la vida puede convertirse en un verdadero infierno.

Por otro lado, se agradecen campañas con la del Athletic de Bilbao apoyando la lucha contra la homofobia. Un tabú menos el del mundo del fútbol. Aunque todavía queda mucho por hacer.

Se acabó




El próximo jueves 31 de octubre, sonará por última vez en Moët & Co la canción de María Jiménez con la que tradicionalmente ha cerrado tantas y tantas noches durante estos 20 años de recorrido.
Cierra un local histórico en la noche Vitoriana. Histórico por haber sido el primer bar de ambiente de la ciudad e histórico por haber sido testigo de cientos de historias.



Poco podemos añadir a lo que ya dijimos con ocasión de su 20 aniversario. Más allá de la pena que nos causa escribir esta noticia, sólo nos queda sentirnos afortunados por todas las experiencias vividas y las amistades forjadas en él. Sin duda, son ellas las que nos harán mirar hacia atrás y recordar siempre "el Moet"con una sonrisa.

Os invitamos a todos a esta gran fiesta de despedida que sin duda congregará a cantidad de gays de todas las edades en una noche divertida y emotiva.

El jueves 31 de octubre a partir de las 00:00h Halloween en Moët & Co.
dd